Perro Akita | Razasdeperro.net
Facebook Twitter Google+ E-Mail

Perro Akita

Introducción a la raza:

El Akita es una antigua raza japonesa ideal para familias con niños u otras mascotas. Es un perro tranquilo, poco agresivo, fiel, guardián, juguetón, paciente, desconfiado de los extraños y muy apegado a su familia. Podrá vivir en casas o departamentos sin ningún problema. Los detalles de sus cuidados y salud te los detallaremos todos más adelante en este informe.

Información general de la raza:

El perro Akita es originario de Japón, y data de hace más de 3 mil años. Se estableció como raza en el siglo XVII, y se cree que proviene de las razas Chow Chow y Kari Japonés. Estuvo al borde de la extinción; a finales del siglo XIX en Japón hubo una epidemia de rabia, la cual diezmó la población de Akita considerablemente. Después vino la escasez de la Segunda Guerra Mundial, donde su carne y piel fueron codiciadas por el hambre y el frío.

Originalmente se empleó en la cacería de osos y jabalíes, como cobrador de patos y otras aves. Más tarde pasó a ser muy bien visto como perro de pelea; debido a esta utilización la raza estuvo muy cerca de perder su pureza ya que los cruzaban con el Tosa Inu para que fuera más agresiva. El Akita es orgullo nacional en Japón, no obstante, no es un perro mimado, ya que en la actualidad, además de ser una apreciada mascota, rinde su labor como lazarillo, protección y perro policía.

Características de la raza:

  • Cuerpo: grande y fuerte.
  • Peso: entre 35 y 53 kilos en machos y hembras.
  • Altura: entre 63 y 71 cm en machos y hembras.
  • Cabeza: grande y ancha.
  • Hocico: longitud media y fuerte.
  • Ojos: pequeños, redondos y de color oscuro.
  • Orejas: pequeñas y triangulares.
  • Patas: longitud media, musculosas y fuertes.
  • Cola: larga, semi enroscada y con abundante pelo.
  • Pelo: tiene dos mantos; el manto externo de largo mediano, recto, algo áspero y ligeramente separado del cuerpo; el manto interno es corto, denso y suave.
  • Colores: se aceptan todos los colores.

Personalidad y comportamiento de la raza:

El perro Akita es generalmente muy tranquilo, poco agresivo, paciente y casi nunca ladra, pero cuando lo hace es para que le presten atención. Destaca además por ser fiel, juguetón, desconfiado con los extraños y apegado a su familia. Es un excelente perro guardián y se lleva muy bien con chicos, niños pequeños y otras mascotas. Puede vivir tanto en casas como departamentos sin ningún problema, pero siempre serán importantes los juegos y los paseos. Un detalle a tener en cuenta es que detesta la soledad.

Cuidados especiales para la raza:

La raza Akita no nos demandará demasiados cuidados, tan solo necesitará paseos 2 ó 3 veces por semana, juegos diarios y cepillar su pelaje 2 veces por semana para mantenerlo saludable. Con respecto a su salud, esta raza tiene tendencia a la displasia de cadera y problemas glandulares.