Perro Bulldog Francés | Razasdeperro.net
Facebook Twitter Google+ E-Mail

Perro Bulldog Francés

Introducción a la raza:

El perro Bulldog Francés tiene sus raíces en Inglaterra, aunque su desarrollo sí dio lugar en Francia. Es ideal para la vida en departamentos y puede convivir con niños sin ningún problema. Es poco activo, paciente, para nada agresivo, fiel, juguetón, guardián y ladra muy poco. Adora los viajes y paseos, pero detesta quedarse solo. Los detalles de sus cuidados y salud te los contaremos todos más adelante en este informe.

Información general de la raza:

Durante la Revolución Industrial muchos obreros ingleses migraron a Francia, y varios de ellos llevaron consigo sus perros Bulldog Ingleses. La mayoría de esos perros eran de tamaño pequeño y/o con orejas erguidas, aspectos que no eran apreciados en Inglaterra, pero en Francia -esos “defectos”- cautivaron a la gente, y poco a poco la raza empezó a desarrollarse gracias a los vendedores de mascotas y se comercializaron bajo el nombre de Bulldog Francés.

Para fines del siglo XIX, los criadore franceses consiguen reproducirlos de forma consistente y se hacen muy populares dentro de las familias de alta sociedad francesa; esto dio pie a que tengan mayor difusión en el extranjero. Luego, la raza fue exportada a América, donde alcanzó gran popularidad.

Características de la raza:

  • Cuerpo: pequeño y compacto.
  • Peso: entre 8 y 14 kilos en machos y hembras.
  • Altura: entre 25 y 30 cm en machos y hembras.
  • Cabeza: pequeña, fuerte, ancha y cuadrada.
  • Hocico: corto, ancho y con pliegues.
  • Ojos: redondos, grandes y de color oscuro.
  • Orejas: tamaño mediano, rectas, base ancha y redondeadas en la punta.
  • Patas: cortas, fuertes, las posteriores un poco más largas que las anteriores.
  • Cola: corta naturalmente y fina.
  • Pelo: corto, liso y fino.
  • Colores: atigrado, blanco-atigrado y arena.

Personalidad y comportamiento de la raza:

El Bulldog Francés es un perro muy cariñoso, fiel, inteligente, juguetón, compañero, sociable (incluso con desconocidos) y poco activo. Suele llevarse muy bien con niños pequeños y con otras mascotas. Adora los paseos y los viajes. No presenta problemas en vivir en casas o en departamentos, ya que es poco activo y además por su tamaño. Es un perro que casi no ladra, solo lo hace cuando escucha sonidos extraños. Si nos ausentamos muchas horas de casa este perro no es para nosotros porque sufre mucho de la soledad.

Cuidados especiales para la raza:

Los Bulldogs Franceses son propensos a padecer enfermedades en las articulaciones. También suelen tener problemas de columna, piel y oculares. Con respecto a sus cuidados no nos exigirá más que un pequeño paseo 2 veces por semana, y los días de mucho calor disminuirlos al máximo. Los juegos y los mimos son muy importantes para el Bulldog Francés, así como también el cuidado de su pelaje: un cepillado 2 ó 3 veces por semana alcanzará para eliminar el pelo muerto. Será necesario también limpiar sus orejas y pliegues con frecuencia. Para finalizar, un detalle no menor es que tenemos que cuidar mucho su alimentación porque tiene tendencia a la obesidad.