Perro Galgo Húngaro | Razasdeperro.net
Facebook Twitter Google+ E-Mail

Perro Galgo Húngaro

Introducción a la raza:

El Galgo Húngaro, efectivamente es originario de Hungría y data del siglo V. Es un pero fiel, inteligente y guardián. Puede llevarse bien con otros perros, pero con gatos o perros chicos hay que tener cuidado, ya que conserva un gran instinto de caza. Los detalles de sus cuidados y salud los detallaremos más adelante en este informe.

Información general de la raza:

El Galgo Húngaro es un antiguo perro de casa, que acompañó a las tribus húngaras desde el siglo V y fue parte importante en la cultura cazadora húngara. Estos perros acompañaban a los cazadores, que iban a caballo por grandes distancias, y ayudaban en la caza de liebres y ciervos. Hoy en día se siguen usando para cazar en algunas zonas rurales de Hungría y Rumania.

La estructura del Galgo húngaro permaneció inalterada hasta el siglo XIX, cuando los Greyhound fueron importados en Hungría y se cruzaron con los Galgos para aumentar su velocidad. Hoy en día es una raza casi desconocida fuera de Hungría y Rumania, pero está reconocida por muchas sociedades caninas.

Características de la raza:

  • Cuerpo: mediano y compacto.
  • Peso: machos entre 27 y 31 kilos, hembras entre 22 y 29 kilos.
  • Altura: machos entre 65 y 70 cm, hembras entre 62 y 67 cm.
  • Cabeza: mediana, larga y más estrecha en la zona del hocico.
  • Hocico: largo y estrecho.
  • Ojos: pequeños, ovalados y de color oscuro.
  • Orejas: grandes, de base ancha con forma triangular, gruesas y con caída.
  • Patas: fuertes, muy largas y con musculatura fina.
  • Cola: gruesa en la base, adelgazándose moderadamente hacia su extremo.
  • Pelo: corto, tupido, áspero y bien pegado al cuerpo.
  • Colores: gris, negro, atigrado, manchado y blanco.

Personalidad y comportamiento de la raza:

El Galgo Húngaro es un perro reservado, tímido, muy fiel a su familia e inteligente. Suele llevarse bien con otros perros, pero hay que tener cuidado si tenemos perros pequeños, ya que los Galgos Húngaros tienen instintos cazadores fuertes que pueden despertarse con ellos. Igual es posible socializarlo con otros animales, si se empieza desde cachorro. Por su tamaño y su gran necesidad de actividad física no se lo recomienda para la vida en departamentos. El Húngaro ha conservado su instinto territorial más que otros Galgos por lo que es un buen perro guardián.

Cuidados especiales para la raza:

El Galgo Húngaro es un perro muy resistente, pero es propenso a enfermedades como la torsión gástrica y la displasia de cadera. El cuidado de su pelaje es casi mínimo; solo necesitará cepillados en tiempo de muda. Los paseos diarios y los juegos serán muy importantes para mantenerlo saludable.