Perro Pastor Alemán | Razasdeperro.net
Facebook Twitter Google+ E-Mail

Perro Pastor Alemán

Introducción a la raza:

El Pastor Alemán, efectivamente es originario de Alemania, y data de 1899. Es un perro fuerte y guardián, pero a la vez es ideal para familias con niños u otras mascotas (ya que es muy poco agresivo), y con los niños tiene un espíritu protector. Por su tamaño, no se lo recomienda para vida en departamentos. Los detalles de sus cuidados y salud te los contaremos todos más adelante en este informe.

Información general de la raza:

El Pastor Alemán tiene una historia bien detallada. Max Emil Frederick von Stephanitz, en 1890, tuvo la visión de una raza alemana de trabajo, nueve años después vio un perro que lo dejó maravillado, con la apariencia que buscaba para su raza. Compró ese perro y lo convirtió en el principal progenitor del Pastor Alemán moderno. Pocas semanas después de su compra, formo el primer club de la raza.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Pastor Alemán sirvió en las trincheras; en un principio se dudaba mucho que este perro fuera útil, pero su buen labor como perro policía lo convirtió en una excelente opción. En el transcurso de la guerra, los Pastores Alemanes fueron usados para localizar soldados heridos, transportar mensajes y alertar la presencia de enemigos durante los patrullajes. Luego de la guerra el Pastor Alemán volvió a ser perro policía y también se lo empezó a usar como perro lazarillo. Con el paso de los años se le fueron sumando otros trabajos; detección de drogas y contrabando, rescate de personas, perro de terapia y -por supuesto- perro de familia.

Características de la raza:

  • Cuerpo: grande y fuerte.
  • Peso: machos entre 30 y 40 kilos, hembras entre 22 y 32 kilos.
  • Altura: machos entre 60 y 65 cm, hembras entre 55 y 60 cm.
  • Cabeza: tamaño mediano, moderadamente ancha. Vista por delante y por costado, la frente es levemente arqueada.
  • Hocico: longitud media, no muy angosto pero fuerte.
  • Ojos: tamaño mediano, ovalados y de color oscuro.
  • Orejas: tamaño mediano, erectas de forma natural y de base ancha.
  • Patas: longitud media, robustas y fuertes.
  • Cola: larga y ligeramente arqueada, con abundante pelo.
  • Pelo: corto, duro y bien pegado al cuerpo.
  • Colores: negro con marcas de color (café rojizo, marrón, amarillo y hasta gris claro), totalmente negro y totalmente gris. Los perros grises son matizados de negro, con manto y máscara de color negro.

Personalidad y comportamiento de la raza:

El perro Pastor Alemán es sumamente fiel, compañero, guardián, juguetón y enérgico. Es muy inteligente; aprende rápido nuevas ordénenos. Además es sociable, poco agresivo y apegado a su amo, por lo que es ideal para familias con niños y otras mascotas, incluso gatos. Es de poco ladrar, así que cuando lo hace hay que prestar atención. Como es un perro muy activo y enérgico, sumado a su tamaño, no se lo recomienda para la vida en departamentos.

Cuidados especiales para la raza:

Los cuidados del Pastor Alemán son bastante sencillos; su pelo no requiere de muchos cuidados, pero sí suelta bastante, por tanto será necesario un cepillado 3 veces por semana. No hace falta bañarlo con tanta frecuencia, incluso le puede traer problemas de piel si se hacen muy seguido. Los paseos y los juegos son importantes para mantenerlo sano. Con respecto a su salud, esta raza tiene tendencia a sufrir enfermedades como: displasia de cadera, displasia de codo, problemas digestivos y enanismo.